Cuándo preocuparse por el retraso del habla (o no)

A los padres de niños pequeños a menudo les preocupa que su hijo alcance el crecimiento y hitos del desarrollo. ¿Mi bebé está sentado cuando debería estarlo? ¿Mi pequeño está caminando demasiado tarde? ¿Qué tan tarde comienzan a hablar los niños, por regla general? ¿Debería preocuparme si mi niño pequeño puede correr a todas partes pero aún no ha dicho una sola palabra?

Los niños pueden desarrollarse de manera diferente, hasta cierto punto, y no hay necesidad de entrar en pánico si un niño no está dando discursos largos a una edad muy temprana. Pero hay edades esperadas en las que un niño debería haber aprendido a hacer ciertas cosas. Cuando hay un significativo retraso del habla, o retraso motor, los padres y cuidadores pueden comenzar a preocuparse razonablemente por su hijo.

¿Cuándo exactamente debería empezar a hablar mi hijo?

Los bebés comienzan a comunicarse desde el comienzo de sus vidas, con llantos, sonrisas, arrullos y otras respuestas. A medida que pasa el tiempo, ciertos discursos y hitos del desarrollo del lenguaje debe alcanzarse dentro de los rangos de edad especificados. Teniendo esto en cuenta, no hay razón para preocuparse si su hijo alcanza los hitos un poco más tarde de lo esperado, pero dentro del rango normal.

Para el 1 año, la mayoría de los bebés pueden:

  • Localizar la fuente de un sonido
  • Responder a su nombre cuando lo llame un padre o cuidador
  • Dile adiós o hola con sus manos
  • Siga su señal cuando señale y dígales que miren algo.
  • Balbucea en una canción que sube y baja, imitando oraciones
  • Túrnense en una conversación: escuchen cuando hablan sus cuidadores y continúen balbuceando después
  • Hacer sonidos como "ma ma" o "da da" cuando hable con el padre específico
  • Di al menos una palabra
  • Señalar los elementos que están fuera de su alcance o hacer sonidos y señalar algo que quieran

Entre 1-2 años, la mayoría de los niños pequeños normalmente pueden:

  • Siga órdenes simples. Esto comenzará primero con seguir una palabra o palabras y un gesto o señalar. Más tarde, el niño debería poder seguir solo las palabras.
  • Recupere objetos de otra habitación si se le pide que lo haga
  • Señale más de una parte del cuerpo si se le pregunta
  • Señale cosas para que un padre o cuidador las mire
  • Lleve cosas para mostrárselas a un padre o cuidador
  • Señale los objetos para que el padre o la persona encargada del cuidado los nombre
  • Nombra algunas cosas e imágenes comunes si te lo piden.
  • Juega a "fingir" con gestos y palabras, a veces con una muñeca o un juguete.
  • Obtenga más información acerca de una palabra nueva por semana entre 1. 5 y 2 años de edad.

A los 2 años, la mayoría de los niños pequeños normalmente pueden:

  • Señalar muchas partes del cuerpo.
  • Señalar objetos comunes
  • Señalar algunas imágenes en libros
  • Siga instrucciones simples sin un gesto con la mano (como "ponga su frazada en la cama")
  • Di entre 50-100 palabras
  • Utilice algunas frases de dos palabras, como "Mami aquí", "Bola mía" o "Listo".
  • Posiblemente diga algunas frases de tres palabras, como "Quiero agua" o "Vamos a columpios".
  • Ser comprendido con bastante claridad por los adultos aproximadamente la mitad del tiempo.

A los 3 años, la mayoría de los niños pequeños normalmente pueden:

  • Utilice aproximadamente 1000 palabras
  • Llamarse a sí mismos por su nombre
  • Llamar a otros por su nombre
  • Haga oraciones de tres o cuatro palabras usando sustantivos, adjetivos y verbos (“El caballo comió pasto”).
  • Forma palabras en plural
  • Hacer preguntas (o, a veces, no dejar de hacer preguntas)
  • Cuenta una historia, canta una canción y repite rimas infantiles.

Los padres y cuidadores que pasan la mayor parte del tiempo con el niño tenderán a comprenderlos mejor. Entre el 50-90% de los niños de tres años habla lo suficientemente bien como para que los extraños entiendan lo que están diciendo la mayor parte del tiempo.

Preguntas para su médico sobre las preocupaciones sobre el retraso del habla

Considere escribir preguntas e inquietudes sobre el retraso del habla de su hijo antes de su visita. Intente preguntarle a su médico o profesional de la salud:

  • ¿Cuándo debería empezar a preocuparme por el retraso del habla?
  • ¿Por qué mi hijo no habla todavía o no habla más?
  • ¿Mi hijo debería estar hablando más de lo que está hablando?
  • ¿Debería hablar más con mi hijo para ayudarlo a descubrir cómo hablar?
  • No creo que mi hijo entienda lo que digo: ¿podría tener pérdida auditiva?
  • No creo que mi hijo entienda lo que digo: ¿podría haber otro problema?
  • ¿Mi hijo tiene una discapacidad del desarrollo?
  • ¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo a hablar mejor oa comprenderme mejor?
  • ¿Podrá mi hijo asistir a la escuela?
  • ¿Debería mi hijo asistir a un programa de intervención temprana, si está disponible?

¿Se puede tratar el retraso del habla?

Puede que no sea necesario ningún tratamiento. Podría darse el caso de que su hijo se esté tomando su tiempo para hablar y tendrá un desarrollo normal del habla a medida que pasa el tiempo. Sin embargo, depende de la causa del retraso en el habla de su hijo.

Su médico puede derivarlo a varios especialistas para una variedad de pruebas y opciones de tratamiento. Estos pueden incluir:

  • Patólogo del habla y el lenguaje: para ayudar a su hijo a hablar más, hablar mejor, escuchar y, a veces, leer los labios.
  • Psicólogo: para examinar, diagnosticar y potencialmente tratar problemas de conducta.
  • Terapeuta ocupacional: para ayudar a su hijo a aprender a realizar las tareas diarias.
  • Trabajador social: para ayudar con los problemas del entorno familiar y hogareño.
  • Programas en su área como Intervención Temprana

¿Cómo sé si mi hijo con retraso del habla necesita más pruebas?

El retraso del habla puede estar relacionado con una variedad de trastornos genéticos, que incluyen Discapacidad intelectual, desorden del espectro autista (TEA) y una serie de otras posibles afecciones, algunas muy leves, otras graves. Su médico o proveedor de atención médica puede derivarlo para pruebas genéticas, si su hijo muestra ciertos retrasos o síntomas que podría estar relacionado con un trastorno específico, o si tiene antecedentes familiares de trastornos genéticos o relacionados síntomas. Esto podría ayudar a identificar la fuente de un retraso motor o del habla, relacionándolo con una enfermedad genética. El beneficio de dicho diagnóstico es una mejor comprensión del problema y la capacidad de planificar el futuro desarrollo de su hijo.

Si simplemente tiene el presentimiento de que su hijo podría beneficiarse del diagnóstico y el tratamiento, vale la pena analizar sus opciones. Pruebas genéticas pediátricas puede estar cubierto por su sistema de salud. Si no es así, o si es su elección buscar más pruebas genéticas además de las que se le hayan recomendado, existen opciones de pruebas genéticas privadas disponibles.

 

Con FDNA Telehealth, se puede acercar a un diagnóstico.
¡Reserve ya su hora para la sesión de asesoramiento genético en línea, dentro de 72 horas!

EspañolDeutschPortuguêsFrançaisEnglish